EllaSabe de Salud

Semillas de calabaza - Vitaminas y muchas propiedades

( 15 Votos ) 

semillas de calabaza


Introducción

La evidencia más antigua del cultivo de la calabaza se ha encontrado en México y data de entre 7500 y 9000 años atrás. Se cree que las primeras calabazas eran de la variedad alargada, con una forma similar a la de las peras y no las características calabazas de color naranja y redondas, muy comunes hoy en día.

Su nombre científico es Curcubita y se considera una fruta, no una verdura, perteneciente a la misma familia de los melones y los pepinos. Actualmente la calabaza se cosecha en todas partes del mundo, excepto en la antártica, y los tamaños hasta los que puede crecer este fruto son impresionantes. La calabaza más grande de la historia se dio a conocer en el año 2007 en una feria en Massachusetts y pesaba 766 kg.

Las semillas de la calabaza se encuentran en el interior de la fruta y suelen ser de un color amarillo pálido con una forma aplanada. Comúnmente se consumen tostadas y se les conoce como “pepitas”, las cuales son una botana muy típica en México y han formado parte de la cocina de ese país desde los tiempos del imperio azteca. Sin embargo, las pepitas se producen en países tan distintos como China, India y los Estados Unidos.

Para qué sirven las semillas de calabaza

Las semillas de calabaza son una buena fuente de una diversidad de nutrientes como minerales, proteínas y grasas saludables. Su contenido de nutrimentos y los beneficios que éstos proporcionan hacen de las semillas de calabaza excelentes elementos para una dieta indicada para mantener una excelente salud.

  • Las semillas de calabaza son una excelente fuente de vitaminas y minerales.
  • Las semillas de calabaza poseen saludables grasas poliinsaturadas.
  • Las semillas de calabaza contienen fitoesteroles benéficos para reducir el colesterol y las probabilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer.
  • Algunos de los compuestos de las semillas de calabaza ayudan a estabilizar los estados de ánimo.
  • Las propiedades de la semillas de calabaza son benéficas para una buena función de las glándulas tiroides y regular la presión sanguínea.

Vitaminas y minerales presentes en las semillas de calabaza

Un buen puñado de semillas proporciona más de la mitad de la dosis diaria recomendada de manganeso. También aportan muy buenas cantidades de magnesio y hierro, casi la mitad y más de un cuarto de las dosis diarias recomendadas, respectivamente. También ofrecen importantes cantidades de cobre, zinc y vitaminas como B1 (tiamina), B2 (riboflavina) y B3 (niacina).

El potasio ayuda a nivelar la presión sanguínea, las funciones de los músculos, incluyendo el corazón, y estabiliza al sistema nervioso. El fósforo es esencial en la formación y la salud de los huesos y los dientes.

El zinc, del cual una taza de semillas de calabaza proporciona casi el 50% de la ingesta diaria recomendada, fortalece el sistema inmunológico y proporciona ayuda al cuerpo para regenerarse por sí mismo. El magnesio ayuda a que el cuerpo absorba el calcio consumido en los alimentos y regula la presión sanguínea, además de que previene la formación de coágulos en las arterias.

El hierro tiene un rol muy importante en la administración biológica de las proteínas y las enzimas. Este mineral es el responsable de que se realice una adecuada transportación de oxígeno en el cuerpo, a través de todo el sistema cardiovascular.

Las semillas de calabaza, ideales para una dieta saludable

Una taza de semillas de calabaza contiene únicamente 12 g de grasa, de los cuales únicamente menos del 20% son grasas saturadas, no contienen grasas trans ni colesterol. Las grasas que las semillas de calabaza contienen son fuentes excelentes de ácidos grasos omega 3 y omega 6.

La misma cantidad de semillas pose 34 g de carbohidratos, 12 g de proteínas y sólo 285 calorías. Esta cantidad de semillas ofrece casi el 70% de la ingesta diaria recomendada de proteínas, haciendo de las semillas de calabaza un excelente sustituto de proteína animal.

Los fitoesteroles, compuestos de las plantas que tienen una estructura muy parecida al colesterol animal, en las semillas de calabaza regulan los niveles de colesterol en la sangre, disminuyen las posibilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer, además de que fortalecen el sistema inmune.

Contraindicaciones de las semillas de calabaza

Comer demasiadas semillas de calabaza puede producir dolores estomacales, dolor de cabeza y los ácidos grasos que poseen pueden causar diarrea o pérdida del apetito. Comer un puñado de semillas es suficiente, pero si se quiere seguir disfrutando de ellas, es mejor esperar un poco antes de comer más semillas o integrarlas en algún otro alimento.

Hay riesgos de que algunos de los compuestos de las semillas de calabaza interfieran con la absorción de los nutrientes de otros alimentos y también que reaccionen con diuréticos como la furosemida. Es recomendable consultar con un médico para saber los efectos de la semilla de calabaza en cada individuo en particular.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar



Categorías de EllaSabe

Remedios Naturales Ejercicios Salud Femenina Salud Infantil Dietas, Bajar de peso Recetas
©2009 - 2014 ellasabe.com - Todos los derechos reservados.
Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquier material contenido en Ellasabe.com